Select Your Style

Choose your layout

Color scheme

Bienvenid@ a nuestra web.

¿Qué es la Hiperhidrosis?

Comencemos hablando de la sudoración: es el mecanismo que emplea el cuerpo para enfriarse, el sistema nervioso activa automáticamente las glándulas sudoríparas cuando la temperatura corporal aumenta y así poder regularlo. Normalmente también se produce la sudoración en momentos de mucho nerviosismo o estrés.

Por ello, expondremos algunas características de la hiperhidrosis.

Es una patología que afecta tanto a mujeres como a hombres, y es más común de lo que pensamos. Consiste en una sudoración excesiva que se presenta incontrolablemente en las manos, pies, axilas y rostro principalmente. Esto se debe a que ocurre una sobre estimulación de las estructuras cerebrales que controlan la producción de sudor, llevando a las glándulas sudoríparas a una condición de hiperactividad.

Técnicamente se entiende como el aumento de sudoración ecrina. Existen unas 600 glándulas por centímetro cuadrado de piel, con mayor concentración en las palmas de las manos, plantas de los pies, axilas, rostro, cuero cabelludo y está controlado por el sistema nervioso simpático ( Que explicaremos más adelantes).

 Las personas que son afectadas con hiperhidrosis sudan excesivamente sin estar expuestos a temperaturas altas, o al ejercicio físico, ya que la sudoración se presenta en cualquier situación, incluso sin realizar ninguna actividad.

¿POR QUÉ OCURRE ESTO?

Como mencionamos antes, las causas pueden ser por hiperactividad del sistema nervioso simpático (es el que controla las reacciones y reflejos viscerales, es decir, cuando se acelera nuestra respiración, el corazón, se nos seca la boca y otras características que preparan a nuestro cuerpo cuando algo nos asusta o altera)

Pero también existen factores emocionales como el estrés, la tensión y la ansiedad, que pueden incrementar la actividad de las glándulas sudoríparas y, por lo tanto, agravar la hiperhidrosis. Puede ser incluso consecuencia de una infección, bacterias u hongos.

Este tema llama mucho la atención, ya que se trata de una condición que cualquiera puede tener, no darse cuenta o no entender. La hiperhidrosis, a pesar de mostrarse como una sudoración molesta, puede ser síntoma de alguna enfermedad.

TIPOS DE HIPERHIDROSIS:

Hiperhidrosis localizada (primaria): se presenta por causas hereditarias en la gran mayoría de los casos. Afecta al 3% de la población general de hombres y mujeres, y se presenta desde la infancia, la pubertad o la adolescencia y puede continuar hasta la adultez. Este tipo de sudoración afecta a zonas determinadas como el rostro, axilas, manos y pies.

Hiperhidrosis Generalizada (Secundaria): Esta patología afecta a todo el cuerpo, la sudoración ya no sólo se presenta en las manos y pies, sino que se trata de una hipersudoración de todo el cuerpo. Es poco frecuente, pero se manifiesta como síntomas de enfermedades como: infección, trastornos hormonales, trastornos neurológicos, enfermedades cardiovasculares o del aparato respiratorio, diabetes, menopausia, entre otros.

¿Cuándo debemos alarmarnos y consultar al Dermatólogo?

Cuando la sudoración comienza a afectar tu vida social, retrayéndote y evitando salir con amigos, a alguna fiesta o a practicar cualquier deporte.

Cuando la sudoración se presenta de noche sin realizar ningún tipo de actividad física que eleve tu temperatura corporal.

Cuando percibes una pérdida de peso, palpitaciones o ansiedad (Ligada a la sudoración).

Si presentas irritación o algún cambio en la piel de las zonas donde se produce la sudoración excesiva.

Afortunadamente existen diferentes tratamientos que pueden disminuir y hasta controlar esta condición.

Te las presentamos a continuación:

Tratamientos Tópicos: Son soluciones antitranspirantes que contienen clorhidrato de aluminio. Estos suelen ser recetados como una medida inicial, ya que en la mayoría de los casos es necesario utilizar otros tratamientos.

Iontoforesis: Es una técnica no quirúrgica que utiliza corriente eléctrica para introducir en la piel sustancias que bloquean las glándulas que producen el sudor.

Toxina Botulínica: También conocida como “BOTOX”. Es un tratamiento que bloquea las glándulas sudoríparas y disminuye la producción de sudor.

Láser: Es un procedimiento novedoso que elimina las glándulas sudoríparas por calentamiento.

Es natural que sudemos, pero como han podido leer, pueden presentarse casos en los que el sudor se torna incómodo, y es allí cuando debemos buscar atención profesional para mejorar nuestra calidad de vida que es lo más importante. No olviden que podemos realizar ciertos hábitos que nos ayudarán a estar más cómodos como: Asearse diariamente, usar prendas frescas, llevar cambio de ropa, evitar el alcohol, café, té, tabaco y alimentos picantes.

Es importante conocernos internamente y entender nuestros procesos para saber cuándo algo no esta funcionando correctamente, por ello, intentar mantener la calma es fundamental para no tener momentos de estrés y nerviosismo. Y de observar alguna de las condiciones arriba mencionadas, comunicarte a la brevedad posible con tu médico para tener un diagnóstico a tiempo.

Recuerda que ante todo, primero estas tú.

By: CHICHIXOU/ @chichixou

// Edición: Inti Studio Europe / @intistudioeurope

Author Info

Integralsthetic

No Comments

Post a Comment